fbpx

Tortilla de tomate, queso y cebolla

Tortilla de tomate, queso y cebolla

Gambas al ajillo

Tortilla de tomate, queso y cebolla

Hoy os traemos una receta muy rica y sana, una tortilla de tomates, queso y cebolla.

La base de esta tortilla es de tortilla francesa, solo el huevo batido, la cual es muy simple y permite agregarle todo tipo de productos para modificarla y crear distintas recetas, existen muchas combinaciones para esta tortilla y en el día de hoy os traemos una de nuestras favoritas, elaborada con tomate, queso y cebolla.

La tortilla francesa:

Aunque se diga que es francesa, es solo un mito, en España y en medio mundo se cocinaban tortilla desde que la gallina puso el primer huevo, aunque este término se le adjudicó a este tipo de tortilla a mediados del siglo XIX, cuando el término francés se atribuía a cosas refinadas y elegantes.

Las tortillas, como las cocinaban en Francia, era poco echas, esponjosas y tiernas, servidas, dobladas en forma de media luna, mientras en otros países como España se servían redondas, cocinadas por ambos lados y menos jugosas que al estilo Francés.

En resumen, como tortilla francesa, también conocida como Omelette, es la cocción de huevos batidos, cocinada en una sartén redonda, poco hecha, con una textura jugosa y esponjosa, esta es la versión básica de la receta, a esta versión le podemos añadir cientos de productos.

Receta Tortilla de Tomate, queso y cebolla:

  • Ingredientes (1 persona):
    •  2 Huevos.
    • 1 Tomate maduro entero.
    • 1/2 cebolla.
    • 50 g de queso.
    • Aceite de oliva virgen extra.
    • Sal y pimienta.
  • Preparación:

Para comenzar picamos la media cebolla, una vez picada, en una sartén con un poco de aceite de oliva virgen extra, doramos un poco la cebolla, mientras doramos la cebolla, lavamos el tomate, lo picamos y retiramos el líquido del interior junto con las semillas, también podemos pelarlos sin no os gusta la piel del tomate.

Una vez dorada la cebolla, la retiramos y procedemos a romper los huevos y batirlos con un poco de sal, no hace falta batir mucho, un truco es cuando levantemos el batidor el huevo no se quede en el batidor,

una vez batido, añadimos a una sartén con un chorro de aceite de oliva virgen extra y agregamos la cebolla, los trozos de tomate, el queso y la pimienta al gusto, si el queso es de cuña lo picamos en trozos pequeños para que se funda mejor, una vez añadido, removemos antes de que empiece a cuajar el huevo, para que los elementos se repartan uniformemente, una vez empiece a cuajar el huevo, doblamos a la mitad para que por dentro quede más jugoso y servimos.

Para finalizar podemos decorar con un poco de cebollino picado o unas ramitas de perejil.

Deja una respuesta